viernes, 27 de mayo de 2011

MARCO TEORICO

La actual ortografía española empieza a codificarse en el siglo XVIII, con el establecimiento en 1727 de las primeras normas ortográficas por parte de la Real Academia Española al poco tiempo de su fundación. Hasta ese momento las vacilaciones en las grafías eran constantes: unos optaban por soluciones fonémicas, tratando de adecuar su escritura a la pronunciación oral, y otros se decantaban por criterios etimologizantes, manteniendo grafías que carecían de correspondencia en la pronunciación del español de la época. El resultado era una falta de unidad que dificultaba la comprensión.
Actualmente las 22 academias del español mantienen acuerdos que garantizan la unidad ortográfica. De este modo, la última edición de la Ortografía de la lengua española (1999) se ha elaborado con la colaboración consensuada de todas las academias de América y de Filipinas.
Fuentes frecuentes de problemas en el uso de la ortografía son las grafías que presentan igual sonido, como la "g"/"j", "c"/"s"/"z", "b"/"v", "ll"/"y". Otros aspectos problemáticos son la utilización correcta de los signos de puntuación y la acentuación gráfica (tildación). La ortografía del español utiliza una variante modificada del alfabeto latino, que consta de los 29 símbolos A, B, C, CH, D, E, F, G, H, I, J, K, L, LL, M, N, Ñ, O, P, Q, R, S, T, U, V, W, X, Y y Z. Los dígrafos CH y LL tienen valores fonéticos específicos, y durante los siglos XIX y XX se ordenaron separadamente de C y L, aunque la práctica se abandonó en 1994 para homogeneizar el sistema con otras lenguas. Las vocales (A, E, I, O y U) aceptan, además, el acento agudo para indicar la sílaba acentuada y la diéresis o crema modifica a la U en las sílabas gue-gui para indicar su sonoridad.
Desarrollada en varias etapas a partir del período alfonsino, la ortografía se estandarizó definitivamente bajo la guía de la Real Academia Española, y ha sufrido escasas modificaciones desde la publicación de la Ortografía de la lengua castellana, de 1854. Las sucesivas decisiones han aplicado criterios a veces fonológicos y a veces etimológicos, dando lugar a un sistema híbrido y fuertemente convencional. Si bien la correspondencia entre grafía y lenguaje hablado es predecible a partir de la escritura -es decir, un hablante competente es capaz de determinar inequívocamente la pronunciación estimada correcta para casi cualquier texto-, no sucede así a la inversa, existiendo numerosas letras que representan gráficamente fonemas idénticos. Los proyectos de reforma de la grafía en búsqueda de una correspondencia biunívoca, los primeros de los cuales datan del siglo XVII, han sido invariablemente rechazados. La divergencia de la fonología de la lengua entre sus diversos dialectos hace hoy imposible la elaboración de una grafía puramente fonética que refleje adecuadamente la variedad de la lengua; la mayoría de las propuestas actuales se limitan a la simplificación de los símbolos homófonos, que se conservan por razones etimológicas

1)    USO Y APLICACIÓN DE LA ORTOGRAFÍA
USO DE LA B Y V
Dejando en claro que no es la memorización en sí de ciertas reglas las que nos van a permitir dominar el complejo campo de la ortografía; sino más bien el ejercicio continuo de una lectura y escritura cuidadosamente elaboradas.
A continuación, algunas consideraciones sobre el uso de la b y v.
USO DE LA B
a) Se escribe b después de m.
b) Se escribe con b las sílabas bra, bre, bri, bro, bru, bla, ble, bli, blo, blu.
c) Se escribe con b cuando esta letra va delante de una consonante.
d) Al término de una sílaba.
e) Los verbos terminados en aber, eber, buir y sus derivados.
f) Se escribe con b el sonido bo cuando inicia palabras y seguido de las consonantes: d, ch, f, n.
g) Los nombres abstractos terminados en bilidad

USO DE LA V
Se escribe con v:
a) Después de las consonantes b, d, n.
b) El sonido vi seguido de una vocal al iniciar una palabra. Se exceptúan algunas palabras como: bien y sus derivados y compuestos, cuando significa doble y cuando tiene relación con vida.
c) Los derivados del verbo ir en las formas de presente indicativo, presente de subjuntivo e imperativo.
d) Las palabras terminadas en viro, vira, ívoro, ívor
2) ¿ Qué es pipo?
PIPO es una colección de juegos educativos en CD-ROM, con la que los niños se divierten y aprenden jugando. Cada título está enfocado para que los más pequeños de la casa aprendan sobre temas diferentes: vocabulario, matemáticas, aprender a leer, geografía, música, etc
Con "Ortografía con Pipo", los niños aprenderán a escribir sin faltas de manera sencilla, divertida y práctica. El nivel más alto es adecuado incluso para adultos.

Ambientado en el mundo de los dinosaurios, resolverán todo tipo de dudas ortográficas en miles de ejercicios útiles y divertidos.

La ortografía es fundamental para el buen desarrollo del lenguaje en los niños. Aprender a escribir correctamente siendo niños es fácil e importante de cara al futuro para mejorar su comunicación, tanto escrita como hablada.


"Ortografía con Pipo" va dirigido a niños de 6 a 12 años; no obstante sus niveles más difíciles, servirán para que los adultos o niños más mayores puedan aprender y repasar los temas y las reglas ortográficas.


El producto tiene 3 niveles, para poder adaptarse a las distintas edades, y así, tratar los temas más adecuados.
Además, Ortografía con Pipo cuenta con 2 secciones diferenciadas de repaso, inteligentes y personalizables, para revisar palabras en las que se ha dudado o fallado.
Bibliografía
Española, L. R. (1962). Ortografia de la lengua castellana. Madrid: Camara de S. M.
PIPO. (21 de agosto de 1996). pipoclub.com. Recuperado el 27 de marzo de 2011, de pipoclub.com:http://www.pipoclub.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada